lunes, 16 de noviembre de 2009

Aspectos biológicos de la zurdería

El cerebro asimétrico.

"Llevar a cabo una tarea como escribir, leer o conversa, y no digamos realizar dos actividades simultáneamente, supone para nuestro cerebro la puesta en marcha sincronizada de un número importante de áreas cerebrales que conjuntamente trabajan persiguiendo un mismo objetivo. Por ello, la responsable de que todo salga correctamente es esa masa gris que llamamos cerebro.

Se sabe que la forma del cerebro humano es ovoidea, con un peso aproximado de 1.400 gramos y aspecto externo rugoso, como una nuez. El cerebro está formado por dos hemisferios cerebrales subdivididos en cinco lóbulos: cuatro externos (forntal, parietal, temporal y occipital) y uno interno (ínsula). Por su parte, los lóbulos quedan delimitados por las cisuras que consisten en surcos o hendiduras ubicadas en la superficie cerebral, y que son las que le dan el aspecto rugoso que tiene. Cada uno de estos hemisferios está especializado en guiar y gobernar actividades concretas, aunque no específicas de cada uno de ellos, pues si bien el control de una actividad determinada se sitúa en uno de los lóbulos de uno de los hemisferios, los otros actúan como colaboradores.

La conexión entre ambos hemisferios se realiza a través de haces de fibras, de entre las que las más importantes son las que forman el denominado cuerpo calloso. Si visualiza, a vista de pájaro, el tráfico circulando en ambas direcciones por una autovía en los días y horas de máxima circulación, tendrá una imagen bastante, precisa de lo que pasa en el cuerpo calloso, pues se trata del puente de conexión entre las dos mitades del cerebro y por ella trasncurre a gran velocidad la información de una a otra parte."

ORTIGOSA QUILES, JUAN MANUEL (2004) Mi hijo es zurdo. Madrid: Pirámide. (Págs. 41 y 42).

lunes, 2 de noviembre de 2009

Lateralidad, zurdería y lectoescritura.

"Escribir con la mano derecha o izquierda es el resultado de una expresión, una decisión o una presión. Una expresión cuando es el cerebro quein determina libremente qué lado de nuestro cuerpo dominará sobre el otro. Una decisión porque la pesona elige qué lado utilizar para realizar las tareas. O una presión si es el ambiente (padres, familia, escuela) quien establece lalateralización idónea para el niño.

Desde luego lo adecuado es que el proceso de lateralización sea la consecuencia de una expresión libre de la dominancia cerebral, porque así será como el niño se encuentre más cómodo en la ejecución de las tareas. En el caso de los niños zurdos, aunque en principio se encuentran más confortables utilizando el lado izquierdo de su cuerpo, cuando las normas sociales entran en juego surge la necesidad de adpatarse al mundo diestro, lo que implica confusión y malestar a la hora de escribir o manejar herramientas o utensilios diseñados para emplearse con la mano derecha.

Si bien en estos niños se ha encontrado una mayor prevalencia de problemas lectoescritores, no es menos cierto que éstos se producen fundamentalmente al principio de su aprendizaje, por lo que una adecuada prevención o intervención psicopedagógica contribuirá a paliar problemas mayores de cara al futuro.

La principal dificultad en la escritura viene marcada por la direccionalidad de la grafía occidental. En los países de nuestro entorno culutral todos escribimos de izquierda a derecha, siendo ésta una forma que resulta perjudicial para los zurdos, pues impide la visión correcta de lo que está escribiendo.

JUAN MANUEL ORTIGOSA QUILES (2004) Mi hijo es zurdo. Madrid: Editorial Pirámide. (Pág. 28).